Produciendo nuestras propias drogas Parte 2

Parte 2El cerebro, movido por las emociones, produce sustancias químicas que hacen que la persona eleve su autoestima, experimente sensación de euforia, se sienta animada, alegre y vigorosa, sin necesidad de tomar, inyectarse o fumar nada. Estas sustancias que produce el cerebro, denominadas hormonas endógenas (ya que se producen en la corteza cerebral) bien podrían llamarse “drogas de la felicidad”. Sigue leyendo

¿La biología guía nuestra vida amorosa?

Parte 1Hace unos días una amiga me envió un correo con información interesante que muchos conocemos pero que me gustaría compartirla con ustedes mis lectores. Decidí dividirla en algunas publicaciones por separado pues era muy extenso para hacerlo de una sola vez. Aquí te dejo la Parte 1 espero la encuentres interesante y te haga regresar a buscar más.

Después del orgasmo el sistema límbico del cerebro libera una hormona especial llamada oxitocina. Esto sucede en una parte del cerebro en la que sentimos el placer emocional. La oxitocina hace que la pareja se sienta más vinculada y cercana emocionalmente, pero también existen algunas diferencias entre el cuerpo del hombre y el de la mujer. Algunos científicos creen que cuando la oxitocina se combina con una determinada hormona femenina, los estrógenos, la mujer se siente muy cariñosa y conversadora. Sigue leyendo

¿Placer solo en la cama?

Placeres solo en la cama

Placeres solo en la cama

Por: Martha L. Gala Rodríguez

Email: mlgala@uci.cu

El Kama Sutra es un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual humano, que trata distintas aristas aunque todos lo asociamos más a las 64 posiciones sexuales por las cuales puedes dar y recibir placer en pareja. ¿Será esta la única forma de sentir placer? Sigue leyendo

“Descubrirte como mujer”

Los placeres del autoerotismo

Los placeres del autoerotismo

Por: Martha Luisa Gala Rodriguez

mlgala@uci.cu

A veces queremos que nuestra pareja hombre nos de algo más que un rato ardiente en una cama cálida, queremos que nos conozcan desde la cabeza a hasta los pies. ¿Pero a caso te conoces a ti misma? ¿Sabes cuáles son los puntos más vulnerables en tu cuerpo para llegar al clímax? ¿Lo orientas cuando está haciéndote suya? Sigue leyendo