Mi primera vez

Mi Primera Vez

Mi Primera Vez

Por: Daniela Martinez

Eran días fríos los que se acercaban y un grupo de chicas estaban dispuestas a hacer de todo para romper la rutina diaria del estudio, por lo que conversando sin son ni ton una de ellas linda y delicada como una rosa el cual dicho sea de paso era su nombre levantó su voz y dijo ¨Vallamos de campin¨ a lo que las demás chicas contestaron ¨niña tu siempre poniéndola difícil ¿Te has dado cuenta el frío que va a hacer el fin de semana?¨

Rosa: Hay niñas si no tenemos que bañarnos en el río en caso de que haya frío realmente, ¿la idea no es cambiar la rutina?, pues que mejor manera que esa, la de hacer cosas diferentes.
Samanta: es verdad Rosi tiene razón podemos hacerlo además no sería la primera vez.

Y sin pensarlo las demás asentaron con la cabeza positivamente y se pusieron en función de los preparativos distribuyendo las tareas a realizar. Luego de unos días se encuentran conversando en una cafetería, acompañadas de un café con leche caliente y tostadas con mantequilla donde comienzan a repasar la lista de las tareas a ver cuales faltan por cumplir.

Rosa: Ya está hecha la reservación nos vamos para el campismo ¨Dos hermanas¨ en Villales, así podremos conocer cosas nuevas.
Samanta: ya tengo las galletas, la leche condensada, y mis cosas personales porque no puedo pasar frío.

Tatiana: bueno yo decir que llevo panes, pasta y también un poco de mayonesa.

Kristy: yo como soy la que más tira pal ron pues llevo unas cuantas de ese líquido mareable que nos gusta.

Todas se echan a reír y sobre salta una voz que dice ¨Verdad que eso no te puede faltar chica¨. Sin más preámbulos y de acuerdo todas quedan en estar listas el día de la partida.

Llega el esperado día y salen juntas a la deriva sentándose siempre de la misma manera y sin darse cuenta. Tatiana que no logra hacer un largo viaje sin dormir le pide a Kristy que la deje acostarse en su regazo y esta que sentía algo extraño por esa sencilla muchacha sin pensarlo le dijo que sí.

Taty como cariñosamente le llamaban sin ni siquiera sospechar se acostó y durmió placenteramente mientras kristy se daba ya sus primeros tragos y hablaba con sus otras amigas. Al llegar al campin y luego de acomodarse se disponen a dar una excursión por el lugar, curiosas por ver lo que les guardaba la naturaleza.

Al caer la noche ya cansadas de tanto caminar deciden quedarse en la habitación y comienzan un juego conocido como el Yo nunca… el cual dominaban perfectamente ya que era una forma viable de bajar bastante ron y coger una buena nota sin mencionar el hecho de conocerse mejor, pero la mejor de las reglas e inviolable además es que no se comenta nada del juego una vez fuera del mismo la cual todas cumplían. El juego se ponía cada vez más y más caliente pues las preguntas se ponían más picantes.

Kristy: Yo nunca he mirado a una de mis amigas como algo más o sea como mujer y no como amiga… y se dio un buche de los más largos de su vida. Pero para no dejarlo ahí todas las chicas lo hicieron igual a lo que se sorprendieron porque no creyeron que pasaría así con todas.

Taty: aprovechando el espacio que había dejado kristy dijo “yo nunca pensaría en estar con una mujer” a lo que se respondió así misma con un trago de licor, seguida una vez más por todas.

Rosy: siguiendo el calor de las preguntas expresó “yo nunca he vacilado a una de mis amigas” y sin terminar de hablar ya tenía la botella en sus labios.

Sammy: no podía dejar pasar el momento para expresarse y dejó salir casi en susurros “yo nunca seguiría mis instintos hacia una mujer”, y sin pensarlo pasó la botella a lo que las demás respondieron dudosamente el trago del licor que ya se acababa.

Luego de esto y más mareadas que unas uvas decidieron dormir todas juntas en solo dos camas en este orden Sammy, Rosy Taty, y pegadita a la pared temerosa pero deseosa de sentir cerca a su Tatiana estaba Kristy.

Avanzada la noche sienten frío y se van acomodando de dos en dos, y que suerte para Krys que la chica que le había hecho tener sueños húmedos estaba a su lado abrazada a ella. Solo que el miedo la dominaba, un miedo a no hacer cosa de las cuales podía arrepentirse, de descubrir su verdadero yo, o quizás de hacer realmente las cosas mal y de perder su amistad.

Tatiana por su parte sin mucha conciencia de lo que hacía y abrazada a algo que le hacía sentir bien, comenzó a tener sueños un poco atrevidos y sin darse cuenta lo exteriorizó haciendo con su cuerpo lo que en sus sueños sentía. Le tocó delicadamente los pezones con la punta de sus dedos, luego fue bajando muy despacio su mano por el abdomen de aquella chica que ya había perdido el sueño. Y así poco a poco fue recorriendo sus caderas, sus muslos, sus nalgas, su espalda; una y otra vez arriba y abajo, luego lo complemento con besos muy sensuales y húmedos alrededor de su cuello. Más tarde su traviesa mano comenzó a apretar sus muslos y nalgas pasando cuidadosamente por delante de su pelvis, rozando de vez en cuando su clítoris y labios vaginales, hasta que poco a poco hizo que Krys se mojara sintiendo un placer único. Krys no sabía qué hacer ante tal situación ya que era su primera vez, y decidió quedarse tranquila y de cierta manera disfrutar de lo que ahí pasó.

Al día siguiente se levantaron como si nada y pasaron a hacer diversas tareas relacionadas con el campin y nunca más se hablo de aquello que en algún momento pasó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s